La crisis financiera mundial de 2008 iniciada en Estados Unidos es la más severa desde la Gran Depresión y ha tenido costos sociales enormes, tan sólo en el sector formal de la economía hay doscientos millones de desempleados. En 2011 la crisis está entrando en una segunda fase, ahora centrada en Europa. La tesis central de esta obra es que la crisis era evitable y que su propagación se debe a errores de política económica de los funcionarios estadunidenses y europeos. Las intervenciones de las autoridades financieras han estado orientadas por la visión teóricamente equivocada de que los mercados se "autorregulan" y han sido tardías e insuficientes.

Carlos Obregón