Barraca y tangana.  Enrique Ballester

Barraca y tangana

Por Enrique Ballester

Formato: EPUB  
Disponibilidad: Descarga inmediata

Sinopsis

Crónicas publicadas en el diario Levante. Las columnas de Barraca y Tangana (publicadas en el diario Levante) se han convertido en una contraseña de culto entre los ojeadores más exigentes. Ballester escribe, aparentemente, de fútbol. Pero no te fíes: utiliza el regate de la ironía para despistar al lector. En verdad, escribe sobre lo que de verdad importa. Descubre un libro que habla de fútbol. O cualquie otra cosa... EXTRACTO DE La memoria Ramón lo estaba pasando bien. Celebrando un cumpleaños, una victoria o lo que aquello realmente fuera, lo estaba pasando bien. Quizá no tan bien como aquel amigo suyo que había dejado de ver hacía un buen rato, pero lo estaba pasando bien. Caían los vasos, subían las risas y ese tipo de inofensivas consecuencias etílicas. Fueron pasando las horas y fueron cerrando los bares. Ramón salió entonces con los suyos a la plaza principal del pueblo, a tomar aire fresco. Alguien se puso a mear junto a una zanja y el resto se contagió de las ganas. Es difícil superar la tentación, es difícil esquivar el placer de una micción de ese estilo. Al cabo de unos segundos, Ramón notó que algo se movía en la oscuridad, allá abajo. Escuchó primero un leve quejido, un sonido infrahumano, que fue creciendo luego hasta los insultos y las mentadas de madre. Aquello que se movía a sus pies era aquel amigo suyo que había dejado de ver hacía un buen rato. Se había quedado dormido. Le habían meado encima. Envidio la memoria de Ramón, que se acuerda de estas aventuras nocturnas, que sorprende además detallando qué partido se jugó aquella noche, quién lo ganó, quién marcó y cómo, y cuántas tarjetas sacó el árbitro. Ramón es matemático y eso igual tiene algo que ver, no lo sé, pero es un tipo de amigo en extinción. No solo porque matamos neuronas por encima de nuestras posibilidades, también porque al fútbol llegó don Google para cargárselo todo. SOBRE EL AUTOR A Enrique Ballester (Castellón, 1983) le pidieron unas líneas autobiográficas y, curioseando en las del resto de Hooligans Ilustrados, se dio cuenta de que era el más joven de todos. Se emocionó tanto que se desveló y cogió insomnio. Es feliz con poco: vive de lo que le pagan por escribir de fútbol y de música. Se le puede leer en Levante-EMV y Diarios de Fútbol.

Enrique Ballester